Arte

¿Quién fue Lola Mora?

Si sos argentino, seguro escuchaste mencionar su nombre. Si vivís en Tucumán, pasaste incontables veces al lado de su obra en el centro de la Plaza Independencia. Pero ¿sabemos realmente cómo fue la vida de esta mujer empoderada y apasionada por el arte?

En este artículo te contamos algunas cosas que quizás no sepas sobre ella.

Revista Legado no. 6, 2017. ISSN: 2524-9592. Archivo General de la Nación.AGN_DDF/ Caja 1210, inv: 52607., Dominio público

Lola Mora nació en Tucumán en el año 1866 bajo el nombre de Dolores Candelaria Mora Vega. Fue la tercera de siete hermanos: tres varones y cuatro mujeres.

Perdió a sus padres a los 18 años, con una diferencia de dos días. Ella por neumonía y él por un ataque al corazón. A partir de ese momento, Lola quedó bajo el cuidado del marido de su hermana mayor.

Luego del fallecimiento de sus padres, Lola tomó clases de pintura y dibujo y comenzó a retratar a distintas personalidades de la alta cuna tucumana.

En 1894 ganó una beca para perfeccionar sus estudios en Roma, donde descubrió su gran talento para esculpir y decidió abandonar el dibujo para dedicarse de lleno a la escultura.

Lola se insertó naturalmente en los círculos artísticos y culturales de Roma, donde fue muy respetada. Después de cosechar éxitos artísticos en distintos países de Europa (en París logró ganar una medalla de oro por sus piezas), volvió a la Argentina 1900. A lo largo de su carrera realizó los bustos de varias personalidades de la política y la aristocracia argentina, como Juan Bautista Alberdi, Facundo Zuviría, Aristóbulo del Valle, Carlos María de Alvear y Nicolás Avellaneda. También realizó alegorías como las estatuas de La Justicia, El Progreso, La Paz y La Libertad.

Por supuesto, fue quien realizó la emblemática Fuente Monumental de las Nereidas, que fue emplazada en la Costanera Sur.

Otras de sus notables obras son los altorrelieves que le encargó el Gobierno Nacional, con motivo de la remodelación que estaba en marcha en la Casa Histórica de Tucumán.

Imagen de Gino Lucas Turra

Es conocida como la primer escultora latinoamericana, falleció el 7 de junio de 1936 como consecuencia de un ataque cerebral que había sufrido meses antes y del que nunca se recuperó.

En su memoria, la ley 25003 instituyó, en 1998, la fecha de su nacimiento (el 17 de noviembre) como Día Nacional del Escultor y las Artes Plásticas.